Bola Sin Manija

Fundamentalistas de la verdad alternativa

Peñarol 0-Atlético Nacional 4

Desde que empezó el partido se vio de que venía la cosa. Atlético Nacional de Medellín iba a cuidar la pelota, Peñarol a asfixiar al rival, a meterlo dentro de su propio arco. El relato del partido correspondía al indecente de Pons que se excitaba con el despliegue físico de Peñarol, con la hombría de Darío Rodríguez y la bonomía de Gregorio Pérez. El comentario era de Latorre, que ya a los cinco minutos de partido elogió a Alexander Mejía, espigado volante central de técnica exquisita y lentitud Riquelmeana. Ya a los diez minutos las cartas estaban echadas. De un lado, un equipo de fútbol con control de balón, de toqueteo intrascendente para los pragmáticos (en cualquier momento un pelotudo de estos va a decir que hacer más de un gol en un partido no sirve, si con un gol ya se puede ganar) . Del otro lado, la furia, la corrida desenfrenada, el centro a la olla, el fútbol-rugby de toda la vida de Gregorio Pérez.

El Peñarol de los milagros no se hizo presente y pasó lo que tenía que pasar. “El paisa” tocó cada vez más, sin pudor de ir hasta el arquero para comenzar de vuelta una jugada, sabiéndose infinitamente superior a un rival que jugaba a un deporte parecido al fútbol. El relato eufórico de Pons al principio se fue apagando lentamente hasta terminar casi suplicando que terminara el partido mientras Latorre, extasiado por los colombianos, terminó comentando con un estilo “batata” Clerq en tennis, gritando por atrás de Pons “¡pero que bueno!”

Con nombres tan hermosos como Elkin Calle, Jherson Córdoba, Dorlan Pabón y Macnelly Torres – Macnelly, te pido disculpas públicas por recién en el 2012 descubrir lo gran jugador que eres- el Atlético Nacional dio una demostración de fútbol tan disfrutable, con toques, tacos, definiciones exactas, risas ante las provocaciones rivales, bah, en una palabra, baile.

Es probable que en el fútbol de estos tiempos, donde los que levantan las copas son los más mediocres, el Atlético Nacional quede eliminado en octavos de final, pero ayer demostraron que hay técnicos y jugadores dispuestos a salir a la cancha a dar espectáculo y no solamente partidos aburridos.

Anuncios

Un comentario el “Peñarol 0-Atlético Nacional 4

  1. Marcos
    24 de febrero de 2012

    – Todos los goles están buenos, pero la definición del primero es soberbia.
    – Un día deberiamos hablar de los arqueros que tribunean gritando despues de que les hacen un gol (acá se ve con mucho ímpetu en el primero y ya una mueca en el cuarto)
    – Y lo último: esa pose de Gregorio, como la de un científico que trata de encontrar en qué cuenta se equivocó despues de que le explotó el laboratorio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 22 de febrero de 2012 por en Varios.

El Pasado

Nuestro archivo