Bola Sin Manija

Fundamentalistas de la verdad alternativa

¿Donde vivís, en un Raimundo?

A veces ocurre que uno le pierde el rastro a una figura más o menos pública, y tiende a creer que la vida de esa persona ha seguido un desarrollo lineal, más o menos acorde a lo que venía ocurriéndole y de acuerdo a las expectativas que se habían generado en torno a él. Es que en realidad uno tiende a creer eso de la vida, es decir, que se desarrolla con inercia, y que los vaivenes en un determinado lapso (y no voy a decir “de tiempo”) no se apartan mucho del eje central por el que venía transitando tal o cual existencia. Por el contrario, lo que suele suceder es que hay momentos de mayor ventura y otros que pueden estar más cercanos al sinsabor o a la desgracia.

Es por ello que nuestra sorpresa es mayúscula cuando recordamos el nombre de un deportista de antaño, a quien dejamos de seguir por no haber sido tan famoso para estar en las noticias de cada día, y cuando nos preguntábamos en qué año se habría retirado si ya lo había hecho, o dónde había seguido su promisoria carrera; la realidad nos asalta con un destino totalmente diferente al que habíamos vislumbrado para nuestro protagonista ocasional.

Raimundo Tupper, también conocido como Raimundo Tupper Lyon, “Mumo” para los amigos, chileno él, debutó en la primera de Universidad Católica a sus no tan jóvenes 16 años. Su proyección en el fútbol profesional era tan auspiciosa como lo indicaba su convocatoria a la Sub 20 chilena con tan sólo 18 años. Claro, si usted tiene un leve recuerdo del nombre en cuestión lo ubicará en el último cuarto del siglo XX, cosa que seguramente no podrá hacer, salvo por mera casualidad, aquel que no tenga idea de quien estamos hablando. Efectivamente, Mumo debuto en el 85, y en seguida se hizo figurita repetida en la formación titular de los “Cruzados”. Su disciplina táctica y su capacidad para el salto y el cabezazo, lo fueron retrasando en la cancha, y de delantero pasó primero a volante y luego a asentarse como uno de los laterales inamovibles de la UC. Fue así que en los 90 no era raro escuchar a los relatores nombrar a Tupper (Cuando jugaba la Católica o la Selección de Chile, claro). Raimundo Tupper llega a la final de la Copa Libertadores del año 1993, en un equipo en el que también se destacaban Mario Lepe,  Leonel Contreras, Nelson Parraguez, los argentinos Sergio Vázquez y Ricardo Lunari, y era dirigido por Vicente Cantatore; gana la Interamericana del año siguiente, y debuta en la selección mayor también en el 94 de la mano de Mirko Jozic.

Luego claro, la memoria le pierde un poco el rastro, pero imagina o cree recordar que Tupper jugó varios años en la Selección Trasandina (Trasandina desde el punto de vista cisandino, que es la gran mayoría del planeta), y otros tantos en su Universidad Católica; supone que no hizo gran carrera en Europa, pero tal vez jugó en Francia o en alguna otra liga no tan poderosa en aquellos primeros años del tercer milenio y últimos del segundo. Imagina que tal vez hizo una diferencia económica yendo a México de donde tal vez retornó tras algunos años para retirarse en su primer amor la U Católica, o por qué no en algún equipo de la B, un Palestino, un Santiago Morning. Uno puede calcular que habrá tenido sus lesiones, mas leves, más graves, una rotura de ligamentos tal vez (los Cruzados en su caso), que en algún momento de su carrera habrá tenido una merma en el rendimiento que lo hizo perder terreno frente a jugadores más jóvenes y obedientes.

Pero no, tan sólo son conjeturas de nuestra memoria, que en realidad sólo recuerda un nombre y apellido, pero desconoce una historia de vida detrás. Y es curioso como uno de repente puede sentir tristeza al enterarse de algo que sucedió hace 21 años y de lo que nunca se enteró.

Raimundo Tupper se suicidó, en Costa Rica en plena gira de pretemporada del único equipo en el que llegó a jugar, a los 26 años, lanzándose desde la terraza ubicada en el noveno piso del hotel donde se hospedaba la delegación. Su técnico de ese momento, un tal Manuel Pellegrini, lo había visto mal, y había designado a Sergio Vázquez, referente y uno de los más alegres del plantel, para que fuera su compañero de habitación

Cuentan quienes lo conocían (se ha hecho la biografía del Mumo) que salía de la media del futbolista chileno. Que eran conocidas sus inquietudes literarias y artísticas, su preocupación y activismo político, su interés por los estudios. (digamos que hacía todo lo posible por no vivir encerrado en sí mismo) Era foco de las miradas femeninas además y había estado de “pololo” con una Miss Chile. Pero eso tampoco lo llenaba: Mumo no era feliz, y más de una vez lo expresaba. Sufría de una depresión endógena por la que era tratado desde hacía algunos meses y por la que terminaría tomando su drástica decisión paradójicamente en tierras donde el lema de cabecera es “Pura Vida”.

don-balon-tupper

Tupper dejo su huella en la Universidad Católica, y actualmente, una cruz blanca hecha con los postes de un arco, yace en las montañas de San Carlos de Apoquindo y recuerda al Mumo querido. En el año 2009, al  Complejo de Fútbol ubicado dentro del Complejo Deportivo San Carlos de Apoquindo, fue bautizado como “Raimundo Tupper”. El 20 de Julio de este año al cumplirse 21 años de su ausencia, lo recordaron con artículos periodísticos, notas y videos. Uno de ellos, sirvió para finalmente saber que Raimundo Tupper, nunca jugó en México ni en Francia, nunca se rompió los cruzados, ni se retiró en un equipo de la B, ni conoció la gloria postrera de Manuel Pellegrini; tan sólo decidió un día que 26 años ya eran suficientes para quedar en la memoria de sus hinchas para siempre.

mural-tupper

Espectacular mural con venecitas

De yapa reportaje que lo recuerda emitido en 2015 https://youtu.be/wd-f18fCRG8

 

 

Anuncios

3 comentarios el “¿Donde vivís, en un Raimundo?

  1. juanzino
    4 de noviembre de 2016

    En esa época seguía mucho el fútbol chileno y me re acuerdo de cuando se mató Tupper. En su momento se me confundía con Lucas Tudor, que tenía un nombre de realeza pero jugaba de suplente en ñuls.

    Y cómo que equipos de la B como Palestino??? Palestino no desciende hace un montón!

    • jaitbsm
      4 de noviembre de 2016

      Pasa que en esa realidad alternativa creo que Palestino estaba en la B….No, me comí un “o” después de “un equipo de la B”, o sea debería leerse, “en un equipo de la B, o en un Palestino, un Santiago Morning”

      • juanzino
        8 de noviembre de 2016

        Ah! pasa que soy muy hincha del tino tino, perdón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 2 de noviembre de 2016 por en campeones matutemorales, Varios.

El Pasado

Nuestro archivo