Bola Sin Manija

Fundamentalistas de la verdad alternativa

[Panamericanos] La fiesta inolvidable

La fiesta que abrió los Panamericanos de Guadalajara fue tan grossa, tan inabarcable, tan genial, tan emotiva que va por polaroids.

En la previa, la gente de gala. Cada quien portando sus mejores trapos, de acuerdo con la clase social (y aquí las cosas vienen bien claras). Las damas top, puestas para desfilar con Teté.

En la espera, los mexicanos practican su deporte nacional: morfar con las manos. La dieta base es cervezota de un litro y torta ahogada: pan flauta abierto por un costado, relleno con carnita parecida a esas patas que hacen en los casorios y todo eso bañado en salsitas muuuuuuuuy ricas y picosas.

Una hora antes, el DJ comenzó a delirar al estadio y dos locutores bilingües se metieron a enseñarle a la tribuna como manejar las linternitas que encontraban en los asientos. Nota clave: gran estadio hizo el tal Vergara. De afuera parece el de Racing, por el techo: Adentro, una Bombonera siglo XXI.

La cuenta regresiva faltando 30s paró corazones. Estadio a oscuras al llegar a cero. En el escenario del medio de la cancha, parado con su vestido de gala charro, Vicente Fernández. Cuando arrancó con el “Mexicanos, al grito de guerra” a capella y los 45.000 le siguieron el paso con su himno había que ser marciano para que no se pusiera la piel de gallina.

El Chente se mandó su México lindo y querido y también con Guadalajara para que aparecieran mariachis, bailarines de jarabe tapatío y 24 jinetes con demostraciones de charrería. El Omnilife aulló tras despedirse el Gardel mexicano y quedó a oscuras mientras un ejércitos de laburantes entraban a sacar la bosta de los caballos y dos trompetistas se desafiaban a ver quién metía la nota más alta.

Cuando volvió la luz, la delegación argentina estaba en un costado de la cancha. Con Walter Pérez a la cabeza, uniformes deportivos dignos de escuela secundaria y mucha onda para desfilar a los saltos y bailando. El malón argento recibió la primera de las ovaciones que dispensó el respetable a las delegaciones mientras daba una vuelta olímpica con el fondo Sin Bandera de Sirena. Empezó la seguidilla de países. En el paquete, los caribeños dieron penita al ser tan poquitos (algunos con vestimenta digna de Once); los guatemaltecos mostraron un toque de buen gusto armando la bandera con los varones en los extremos de chombas celestes y las chicas, en el medio, de blanco; los yanquis recibieron una (inesperada) dosis de aplausos; Venezuela hizo una ola al pisar la cancha y así fueron completando la parada. Juan René Serrano, un arquero (de arco y flecha, no de los tres palos) entró con sombrero ancho portando la bandera tricolor y la tierra tronó. El equipo mexicano parecía ser más que el resto de los países juntos. Y el público mostró más garganta que nunca. Al final, de puntitas y con aplausos chiquitos, los árbitros.

Cuando apenas pasaba una hora de fiesta, los chilenos enfilaron para la salida mientras Maná arrancaba con la primera canción. Walter Pérez, al lado del bajista, movía la celeste y blanca al ritmo. A muchos, muchísimos deportistas se les salió la cadena y corrieron a pegarse al escenario como buenos cholulos; infartos masivos en los voluntarios que intentaron una cadena humana tackleada por la marabunta.

Fer Olvera cerró su última canción y la voz del estadio jugó a ser la voz de la conciencia. “Los atletas vuelvan a sus asientos”, ordenó. Y la muchachada, rápida para los mandados, en dos minutos dejó todo como si nada hubiera pasado. Vino el momento bajón con una cantratrice símil María Marta Serra Lima (post Slim). Pero desde el cielo bajó un telón cilíndrico y unos De la Guarda mex se mandaron sombras chinescas 4D alucinantes.

Si faltaba un momento cómico, allí estaba Mario Vázquez Raña, capanga de la Odepa, para los discursos. A don MVR los años lo convirtieron en un patinador sagrado. Pifió en el inicio al decir 19 por 1965. Después celebró que fueran los “décimos Juegos” (atrasa seis). Y tuvo su pifia máxima cuando encaró con: “Súbase, sújete, mmmm…”. Tras el silencio aterrador, aplausos cuando metió primera y dijo: “Su objetivo”. Más aplausos cosecharon Emilio González, el gobernador de Jalisco (discurso piola), y el presidente mexicano Felipe Calderón, que levantó la puntería tras un gallo inicial.

Glorias deportivas ingresaron las banderas olímpicas y panamericanas con el supuesto himno panamericano, digno de una banda musical de Fred Astaire, de fondo. Rafa Márquez se llevó los aullidos de las damas; JC Chávez, los aplausos más machotes.

Tras los juramentos de rigor, el Omnilife se iluminó. Las linternitas cobraron vida mientras Nortec Collective (DJ bien ácidos con una banda de corridos haciéndole la segunda) ponían de la cabeza a todos. La primera rave de la historia con antidoping. Y apareció una luna redonda como queso para iluminar al equipo argentino y su pogo privado.

Vino el único bajón. Más allá de la clase de Lila Downs y los grabados de Diego Rivera y Frida Kahlo, la tribuna prefirió largar con la ola. Y la cosa no mejoró cuando Juanes se mandó a cantar con la pronunciación de Miguel Mateos.

Por suerte, Enriqueta Duarte (antorchista olímpica en México 68) entró al estadio con la llama. Tras dos pasamanos le llegó a la clavadista Paola Espinosa, que llegó al pebetero volando. Automáticamente, surgieron llamas en el techo del estadio que por un ratito pareció (literalmente) el infierno.

Los corazones de las damas no perdieron temperatura en el momento que Alejandro Fernández (sex símbolo local) cantó El mismo sol, hit de los Juegos. Para el bien de las guías que marcaban la coreografía de luces a la hinchada, largaron los fuegos artificiales. Guerra de brillos, luces y explosiones con potencia demencial para cerrar 142 minutos que van derechito a la historia. Postre para una inolvidable fiesta mexicana en la que sólo faltó (porque su médico no quiso) Chespirito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 de octubre de 2011 por en Juegos Panamericanos y etiquetada con , , , .

El Pasado

Nuestro archivo