Bola Sin Manija

Fundamentalistas de la verdad alternativa

[Panamericanos] Sobreviviendo en Guadalajara

Seguramente, si al tapatío medio le hacen un análisis de sangre, le debe salir 95% de amabilidad. Pero…

A una moza se le pide una cerveza y unas botanas (entradita para picar). Toma nota y se va. Pasan 20 minutos. Nada. Pasa otro mozo. Se repite el pedido. Se hace media hora de espera. Impaciencia. Se llama a un tercero cuando son 40 los minutos de sequía. Al final, a la carrera como si estuviera en el rush hour del Mac, un cuarto mozo (sobran) trae la cerveza. “¿Tenía usted botanas? Espere tantito, por favor”.

Dicen que los colectivos salen en las horas en punto. Lugar, ahicito, por la esquina. Preguntando se encuentra el supuesto punto de encuento. Se hace la hora. Nada. Pasan cinco, diez, quince minutos. Más nada. Un conciliábulo de coordinadores con tarjetas, chombas y handies que delibera. Hasta que uno de tantos se separa del grupo y viene con la solución. “Nomás espere diez minutos que ya viene el camión”. Es mejor separarse del grupo, estirar el brazo derecho y parar un taxi.

Estadio de tenis de mesa semivacio. No más de 200 personas. El área de prensa en una esquina; el chino Liu juega del otro lado. La pelotita es imposible de ver. Tranqui , sin levantar la perdiz, vuelta olímpica para ubicarse en el rincón opuesto. Llega uno y dice que prensa es en el otro lado. Otro, que no tenemos localidad. El tercero, que molestamos el paso del público (¿?). Uno explica que está laburando, que si pudiera tal vez elegiría tomar un cerveza por avenida Chapultepec y tal. Como gran favor nos dejan ponernos en una cabecera, a “sólo” 15 metros. Al rato viene el primero, el que levantó la perdiz. Dice que podemos ir al lugar al que antes no podíamos.

Hora de cierre en la Argentina. Como ya pasó diez veces en el día, se corta Internet (si fuera deporte, México sería potencia olímpica). Los enviados en llamas porque ni el módem 3G arranca. Viene el “experto” en sistemas. Toca algo en la compu, al azar, mira y diagnostica. “En 15 minutos vuelve la conexión”. Un colega de agencia piensa en el suicido…

En el hotel otro colega nos deja un mensaje; que pasará al día siguiente a las 7. Nadie nos avisa, así que el teléfono es un despertador inesperado. Cuando preguntamos porqué no nos dejaron una mínima nota, aparece la respuesta menos esperada. “Nosotros no avisamos, usted debe preguntar si tiene mensajes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17 de octubre de 2011 por en Juegos Panamericanos.

El Pasado

Nuestro archivo