Bola Sin Manija

Fundamentalistas de la verdad alternativa

Blanco de mi Vida (por Alejandro Lingenti)

Para que vean que no soy triunfalista, debuto cuando el Tren Bala de Floresta acaba de descarrilar. Para mi preocupación, All Boys viene confirmando en este torneo lo que muchos amigos especialistas –en Un Caño, donde trabajo, estoy rodeado de ellos-me advertían: “ojo, que los equipos recién ascendidos hacen una buena campaña de entrada y después se pinchan sin remedio”.

Todavía es temprano para hacer pronósticos, pero lo cierto es que All Boys deberá mejorar mucho si quiere repetir la campaña del campeonato pasado. El equipo prolijo, ordenado, atento, tesonero, práctico y contundente del año pasado se ha convertido en otro apagado, conservador y sin ideas. ¿Qué pasó? Aquí van algunas sospechas…

 

Ausencias que se sienten

La derrota con San Lorenzo en Floresta, donde All Boys ha perdido muy poco desde que subió a Primera, fue inapelable, tan clara como para que el Pepe Romero –a quien todos los agradecemos que prescinda de las payasadas del tipo Cappa o Caruso Lombardi- empiece a pensar seriamente en dar algún golpe de timón.

Por alguna razón que desconozco, All Boys salió a defenderse con Boca y con San Lorenzo, asumiendo completamente el rol de equipo recién ascendido que no había asumido, por suerte, el año pasado.

Con San Lorenzo, el partido más reciente, el que está más fresco para analizar, hubo un problema innegable: al equipo le faltaron cuatro jugadores clave (los dos centrales titulares, Casteglione –que se lesionó de entrada- y Domínguez, Fernando Sánchez y el uruguayo Juan Pablo Rodríguez). Mucho para un equipo sin tanto recambio.

Ya desde el inicio del torneo, All Boys viene sufriendo una baja fundamental, la ausencia de Pérez García, el jugador más desequilibrante que tuvo el año pasado, hoy en el fútbol chileno. Desconozco cuánto se le paga a Fabbiani y cuánto costó traer a Ortega, pero sin dudas era mejor usar la plata intentar retener a Pérez García.

Ausente Pérez García, la responsabilidad de la creación recae completamente en Grazzini, de buen rendimiento cuando juega, pero también algo lagunero y bastante frágil físicamente hablando (en la tribuna, muchos repiten el clásico mantra “está roto”, probablemente sin fundamentos). Por eso no se entendió muy bien, salvo que estuviera golpeado o muy cansado, cuando Romero decidió reemplazarlo en el partido con San Lorenzo. Sin Grazzini, All Boys queda condenado a tirarle bochazos a Matos, que tiene una voluntad de hierro, va muy bien arriba y se las arregla con bastante decencia para controlar los ladrillos que le tiran, pero que, está claro, no es Cristiano Ronaldo.

Mientras Grazzini estuvo en la cancha, las ausencias de Sánchez y Juan Pablo Rodríguez –con Pérez García, lo mejor de All Boys el año pasado- se notaron mucho. El ex jugador de Racing no tuvo en quien descargar juego, porque Perea y Panzeri son bastante menos que los titulares. A Panzeri, un marcador de punta tradicional, le conviene mucho más arrancar de atrás y llegar por sorpresa; Perea tiene menos dinámica y es menos preciso que el Cabezón Sánchez, otro de los que siempre cumplen cuando juegan. Quedó claro que Grazzini, igual que la mayor parte de los creativos, no puede jugar sin socios.

 

¿Y los socios?

El problema ahora es que buscarle un socio a Grazzini no es tan fácil. Cuando uno revisa los nombres del plantel de All Boys, cuesta imaginar quién podría cumplir ese rol. Obviamente, el candidato más firme es Ortega, pero hasta ahora sólo hubo chispazos del Burrito, que por otra parte cada vez se mueve menos en la cancha, lo que complica bastante las cosas. Otro podría ser Fabbiani, si bajara 30 kilos…

El asunto es si Romero se animará a prescindir de Ortega si no rinde lo esperado (con Fabbiani nunca fue muy tolerante). En mi modesta opinión, si Ortega no levanta en los próximos dos partidos, hay que probar con Ereros, un jugador veloz que sabe moverse por afuera, por lo general marginado a pesar de sus buenos rendimientos, o con Torassa, que sabe arrancar de atrás, tiene panorama y suele ser vertical.

Pero sobre todo All Boys debe cambiar la actitud: salir a buscar los partidos de local, presionando y jugando 20 metros más delante de lo que lo hizo en este torneo cuando le tocó en Floresta, y ser un poco menos conservador también de visitante, donde hoy se parece muchísimo a un equipo acobardado, que apuesta siempre al 0 a 0. Ah, y rezar para que no le pase nada a Grazzini, claro.

5 comentarios el “Blanco de mi Vida (por Alejandro Lingenti)

  1. corbatta
    7 de marzo de 2011

    All boys fue el equipo más simpático del torneo pasado, básicamente porque jugaba bien al futbol e iba siempre al frente. Lamentablemente, por culpa de Barrientos, ya no me cae tan bien. Pero creo que la clave era mantener la base del ascenso, los refuerzos, como Fabbiani, eran sólo complementarios. La verdad a Perez Garcia no lo tengo pero Sanchez me parecía el jugador clave, incluso junto a Barrientos, que juega muy bien cuando no está vendiendo humo. Hay que volver a eso, por lo cual yo recomiendo Ereros por Ortega. También tengamos en cuenta que a All Boys le armaron el peor arranque de fixture posible, así que no creo que haya bajado tanto el nivel ni que corra peligro. Saludos.

  2. Candombero
    7 de marzo de 2011

    La verdad que el error es contratar a Fabiani y a Ortega. Van a volver a la B por hacer contrataciones pelotudas.
    Perez Garcia es un excelente jugador y Torassa (lo vi debutar en la B Metro) tiene un futuro enorme ademas de ser del club (creo, espero no equivocarme). Tendrian que haber apostado a lo que tenian que era bueno y suficiente, quedo demostrado en la primera parte del torneo.
    Otro tema: Que el pelotudo de Bugallo salga a decir boludeces del arbitraje condena al club. Los jugadores de Allboys se dedicaban a borrar la espuma del aerosol con total desfachatez en todos los tiros libres, esta bien la amonestacion y deberia haber amonestado a un par mas.

    • corbatta
      8 de marzo de 2011

      todos borran la espuma, ya se puso de moda entre los «vivos», pero es verdad que lo había hecho un minuto antes con la impunidad que lo caracteriza, después pega una patada de atrás, desp se adelanta 2 metros y encima llora…

  3. Alejandro
    8 de marzo de 2011

    Completamente de acuerdo con ambos comentarios, pero no vamos a volver a la B, eso seguro; Quilmes ya está casi condenado y supongo que All Boys no perderá tantos puntos como correr riesgos. En un equipo bien armado, si Ortega llega y juega un rato es una cosa; el asunto es tener la obligación de ponerlo de titular sí o sí.

    No había notado lo de la espuma, buen detalle. Igual, Barrientos ya juega marcado y si lo que hizo lo hubiese hecho un jugador de San Lorenzo de local, ni lo amonestan. El arbitraje no fue bueno, pero no determinó el resultado. San Lorenzo jugó mejor y ganó con claridad.

  4. Candombero
    8 de marzo de 2011

    Es verdad lo que decis en cuanto al color de camiseta… no tengo las estadisticas pero el «salvaje»de Cascini tenia un indice altisimo de expulsiones hasta que paso a Boca. Dejo de pegar? NOOOOOO!!! pero tenia la de Boca….

    A Barrientos (no es ningun nene de pecho, aclaro) ya lo tienen entre ceja y ceja. Se tira un pedo y es amarilla… igual esta vez para mi esta bien expulsado.

    Quilmes, Huracan y Gimnasia hacen meritos para jugar en la C directamente!! Son horribles!!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 7 de marzo de 2011 por en Futbol para Toscos [Futbol Argentino].

El Pasado

Nuestro archivo

A %d blogueros les gusta esto: