Bola Sin Manija

Fundamentalistas de la verdad alternativa

La clínica del Dr. Bilardo

Si bien ya las escuchamos mil veces, nunca dejan de sorprender las declaraciones de Bilardo. Estas son viejas pero podrían ser tranquilamente actuales y nos muestran lo mal que está este muchacho. Las quise resumir pero la verdad es que es imposible.

“La última vez que mi mujer y yo fuimos al cine, ella fue a ver una película de llorar, y yo me crucé a una de las salas que había enfrente para ver una de Olmedo. Eso sí; a la salida nos encontramos.
“Soy muy obsesivo, estoy pendiente de todos los detalles, incluso de los fotógrafos. Cuando camino en los entrenamientos, miro para los costados con la frente alta, para que no me publiquen mirando al piso. Porque pueden poner mi foto en la tapa y titular: “Bilardo, derrotado, con la cabeza gacha”. Y claro, mas de una vez estuve a punto de tropezarme con un escalón, por caminar mirando hacia arriba.
“Yo nunca mando a seguir a mis jugadores. Voy yo, personalmente. Agarro el auto y me voy a todos los boliches.
“Yo nunca festejé demasiado. Debo tener un trauma desde chico. Incluso, después de la final del mundial 86’, me encerré en mi habitación, preocupado, porque nos habían hecho dos goles de cabeza.
“Los jugadores me tienen confianza. Por eso vienen y me cuentan sus problemas sexuales. Yo les pido permiso, voy y hablo con sus mujeres. Es muy sencillo, solo toco el timbre y pregunto: ¿Cómo está señora? ¿Todo bien? ¿La familia? ¿Y la parte sexual?
“Cuando estudiaba medicina, me llevé una sola materia: Farmacología. Aprobé los tres parciales y llegué al final. Me agarró el jefe de cátedra y me preguntó: “¿Qué dosis de morfina le da a este paciente que tiene esto, esto y esto?” Le dije una muy alta. Me contestó: “¡Lo mató! ¡Váyase! ¡Que pase el que sigue!” Y en el fútbol es lo mismo, no importan los parciales sino el final, la tabla de posiciones cuando se termina el campeonato.
“No les permito a mis jugadores que se sienten arriba de la pelota durante los entrenamientos. Siempre les inculco que la pelota es sagrada.
“Yo digo que al contrario no hay que darle ni agua, el “fair play” es un invento de los británicos.
“Ya me tiene cansado la desdramatización en el fútbol. ¡Hay que sentir la derrota! ¡Hay que llorar! El tercero y el cuarto no tienen derecho a festejar nada. ¡Son unos hijos de puta si festejan!
“Hay que terminar con la comodidad. Los jugadores de 18 años no pueden ir en auto a un entrenamiento. Deben ser más sufridos.
“Todo lo que dice Menotti es fácilmente rebatible. Mientras nuestro país progresó en medicina, abogacía, ingeniería e industria, el fútbol quedó atrasado veinte años por culpa de esos líricos que siguen insistiendo con eso de “la nuestra”, y “la nuestra” ya no sirve más. “La nuestra” es el tango y el folclore. Y ningún chico va a la discoteca a escuchar esas músicas. Mi hija, por ejemplo, está enloquecida con Roxette. Hay que acompañar el paso del tiempo, y olvidarse de los “wines”. Hace veinte años vaticiné que no iban a existir mas, y no existen mas.
“Yo no soy romántico. Yo no te regalo nada. Es el cumpleaños de mi mujer y no me acuerdo. Una vez le mandé un ramo de flores para un aniversario, y no le quiso abrir al florista. No le creyó, se pensó que la iban a afanar. Nunca en mi vida la abracé por la calle, no se que me da. Ella me decía una vez en la playa: “Mirá fulano de tal, besito de acá, mimitos de allá”. Si, pero al año esa pareja estaba separada. Si… ya se que lo que digo no tiene nada que ver.
“Menotti dice que es amigo de Serrat. Yo no lo conozco, no tengo esa suerte. Soy amigo de Calabró. De pibes íbamos juntos a bailar a Dominó. Y Calabró andaba bien con las chicas… todas las que me pateaban las agarraba él… se ponía un saco blanco el desgraciado.
“Hay que conocer a los rivales. Los negros de Camerún parecían todos iguales, pero como yo tenía un video con primeros planos, los pude identificar mejor. Había, por ejemplo, algunos que tenían el pelo planchado. En mi casa tengo cuatro mil videos. Me paso la vida mirando equipos y jugadores. Por ahí pasa la verdad. Dejé a mi familia y a mis amigos para formar equipos competitivos.
“Cuando estoy en familia, sí. Bailamos y rompemos todo. Pero no conozco un boliche de noche. A los dueños los conozco a todos, pero de cuando vamos a almorzar. Los boliches los conozco de día. Tengo que marcar una línea. Hace poco dirigí Estudiantes con pibes que tenían 20 años y entrenábamos en La Plata. Veníamos acá y yo me quedaba en el hotel Hilton y ellos se iban a Asia de Cuba. Me preguntaban hasta qué hora se podían quedar. Y yo les decía: “Hasta la una”. A la una me decían: “Carlos, está lindo. ¿Hasta la una y cuarto no puede ser?”. “Bueno, hasta la una y cuarto”. Después me los llevaba a La Plata. En la época nuestra eso no se podía. Ojo, me encanta salir y bailar, pero como técnico no podía.
“Más allá de lo deportivo, Colombia es un país que me marcó bastante porque ahí aprendí un montón de cosas. Le digo esto y no le cuento nada más. Agarré la época del cartel de Medellín y del cartel de Cali. Y a los dos les gustaba el fútbol. A Pablo Escobar le gustaba el fútbol y a Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela les gustaba el fútbol.
“Soy amigo de Berlusconi. Además de fútbol, una vez le hablé de empresas. En el noventa y pico, había un canal argentino que tenía problemas y me vinieron a decir que tenían problemas con Berlusconi, y cuando lo fui a ver le dije: “Mire, hay un problemita con este canal, ¿cómo lo puedo arreglar?”. Me dijo: “Valerio Lazaros, lo llamás y lo ves en España”. Apenas salí, lo llamé y solucionaron el problema en un día.
“Me gusta que la gente esté prolija. A veces cuando paso por la facultad de Medicina paro y les digo a los estudiantes: “Pibes, no pueden venir en ojotas y bermudas. No se puede”.

Anuncios

5 comentarios el “La clínica del Dr. Bilardo

  1. PatUPMA
    5 de septiembre de 2010

    Me gusta la aclaración en la del cine “Eso sí, a la salida nos encontramos”. Y es muy bueno también lo de “son unos hijos de puta si festejan”.

  2. Camilo
    5 de septiembre de 2010

    “Los jugadores me tienen confianza. Por eso vienen y me cuentan sus problemas sexuales. Yo les pido permiso, voy y hablo con sus mujeres. Es muy sencillo, solo toco el timbre y pregunto: ¿Cómo está señora? ¿Todo bien? ¿La familia? ¿Y la parte sexual?

    JAjajaj, se me aparece otra vez la incompatibildad de los terminos Sexualidad-Ginecologo-Tacto-BIlardo :)

  3. PatUPMA
    5 de septiembre de 2010

    Yo me pregunto cuál es la definición de “sencillo” de Bilardo…

  4. paul
    6 de septiembre de 2010

    groso total… imposible q abra la boca y no diga algo increible..
    yo quiero q deje la selección y vuelva como comentarista en los partidos.. ahí si q abandono a VHM

  5. Jorgemhz
    6 de septiembre de 2010

    a veces pienso cuando se muera este hijo de puta y lo enarbolen en categoría de prócer…
    aunque coincido con que es un vicio (revulsivo de estómago) escucharlo, porque se va superando con sus frases siempre.
    La del encierro preocupado por los goles de cabeza después de ganar la final en Mexico86 debería bastar para que nunca más se hubiera acercado a la selección y sí a un psiquiátrico para reclusión de gente dañina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 5 de septiembre de 2010 por en Grandes Estrellas, Por Dios, Callate.

El Pasado

Nuestro archivo