Bola Sin Manija

Fundamentalistas de la verdad alternativa

Charla Rioplatense

M: Ustedes que son coterráneos, ¿me explican por qué Fosati saca a D’Alessandro cuando era el
único que jugaba?

J: Hay una canción que en unas líneas dice algo así como «heredero del diablo de Maracaná» refiriéndose al fútbol local. Es que además de la carga emocional de tal «gesta histórica», a partir de ahí, de ese día, comenzó la destrucción del original fútbol uruguayo, o sea, un fútbol de ataque, toques de primera, técnica por encima de la fuerza, no negando que esos uruguayos de antaño si tenían que quebrar a un rival lo hácían sin remordimiento alguno. Pero a partir de ese partido, en el que la celeste le ganó de atrás en casa a Brasil, comenzó a hablarse de la garra charrúa, de que con Uruguay en la cancha todo es posible porque tenemos unos huevos enormes y sentencias de ese tipo. Y es bien sabido que una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad. Así que, después de décadas de este discurso, es aceptado que las grandes hazañas del fútbol local se dieron gracias al meter huevo, a jugadores con personalidad, acompañados por algunos habilidosos. Si vamos al caso preciso de Maracaná, es simplemente leer las crónicas de la época y cualquiera puede darse cuenta que los goles de Uruguay fueron gracias a paredes, desbordes, boleas al ángulo. Ahora, lo que queda en la historia uruguaya es que el capitán celeste, cuando Brasil abrió el marcador, se puso la pelota abajo del abrazo y llamó a un traductor para que le dijera al juez que el gol había sido en off-side. Gracias a este acto los 200000 espectadores se callaron y eso desconcentró a los jugadores brasileros que terminaron perdiendo. Y como este cuento se ha repetido hasta el cansancio, es un pensamiento generalizado que en finales bravos hay que poner a jugadores con personalidad por encima de habilidosos. Hay que poner a Chengues Morales por sobre Chinos Recobas, que fue lo que hizo Fossati cuando Australia eliminó a Uruguay para el mundial del 2006. Por eso contra Estudiantes, Fossati, un técnico bien uruguayo, sacó al único que jugaba, el habilidoso D’Alessandro, pero esta vez le salió mejor que en el pasado.

F: no podría decir otra cosa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 de mayo de 2010 por en Marchamos [Futbol Uruguayo] y etiquetada con , , , .

El Pasado

Nuestro archivo

A %d blogueros les gusta esto: