Bola Sin Manija

Fundamentalistas de la verdad alternativa

La eugenesia en el fútbol… ¿está mal?

Desde que los nazis la popularizaran durante sus años de apogeo, la eugenesia ha tenido un poco de mala prensa. Se trata es verdad, de mejorar la especie humana a través de la intervención sobre la reproducción. Esto puede hacerse en su modo menos violento mediante la ingeniería genética y el control de natalidad, y en su modo más polémico mediante el exterminio de las personas que no se adecúan a las configuraciones genéticas añoradas. Sin extendernos demasiado, creo que en general la mayoría convendremos en que es una aspiración y unos métodos bastante fascistas e hijos de puta. Pero ojo, esto para la vida, ¿qué pasa con el fútbol, que es como la vida pero distinto?

Foto random para ilustrar el post

En los últimos años estamos asistiendo a una serie de experimentos genéticos en pos de generar generaciones que generen un fútbol de alto nivel. El caso más paradigmático es el de Benja Kun Aguero de Dalma Maradona, pero no hay que olvidarse del hijo que Ustari tuvo o tendrá con la hija del gringo Giusti. ¿Nos ayudará esto a finalmente desarrollar una generación de futbolistas superdotados, en el sentido no sexual de la palabra, que nos ayuden a superar a nuestros adversarios, no enemigos, en los campos, no de concentración, sino de fútbol? Ojalá que sí. Pero qué dice la ciencia? La ciencia no dice nada. ¿Y qué digo yo? Es cierto que la mayoría de los hijos de futbolistas han fracasado en su intento de emular a sus familiares futbolistas. Pero también ha habido casos que no, como por ejemplo la Bruja Verón, Forlán y otros. Lo cual me hace pensar, sin mucha rigurosidad metodológica, que si bien no es una garantía, el tener un gen futbolista da mayores chances de triunfar. ¿Y qué pasa cuando tanto los genes paternos como los maternos son futbolistas? Porque hasta ahora teníamos casos como el del Luifa Artime que quizás tenía el remate de la padre, pero también el control de balón de la madre, o el de Michael Díaz, que tenía la mirada de su padre, pero todas las habilidades futbolísticas de la madre.

Todo hace suponer que este tipo de experimentos efectivamente nos conducirá al éxito absoluto en el mundial 2030, y tal como comentara Fran Upma en la calle hay que ponerse ya manos a la obra y hacer debutar a Thiago Messi y a Benja Aguero cuanto antes con la camiseta argentina para evitar la posibilidad de que sean robados por la “roja”. Bien podría Sabella, en uno de sus tantos amistosos falopa, hacer ingresar a Thiago y a Benja unos minutos para blindarlos y de paso tener un poco más la pelota.

Thiago sigue sin cantar el himno ni jugar en la selección

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Pasado

Nuestro archivo